28/10/2014 - CASTA, CORAJE Y NÚMEROS DE LEYENDA

Reza el dicho popular que “nadie en este mundo es imprescindible porque todos somos sustituibles”.

En líneas generales podemos estar de acuerdo con esta afirmación, pero si analizamos los números que presenta Juanjo, nuestro capitán, durante las cinco últimas temporadas, nos damos cuenta que la sabiduría popular no siempre es exacta, y a veces se producen excepciones que confirman la regla.

Cualquier aficionado que lo haya visto jugar, cualquier jugador que haya medido sus fuerzas con él, cualquier entrenador que lo haya tenido enfrente, todos, definirán a Juanjo como un futbolista sacrificado, luchador, todo pundonor, que en cada balón a disputar deja el alma.

En eso existe consenso, porque cada aficionado, cada jugador o cada entrenador lo querría en su equipo, pero si analizamos sus estadísticas, si nos detenemos en la frialdad de los números, nos daremos cuenta que Juanjo es mucho más que todo eso, que es pura leyenda viva del fútbol modesto.

En las últimas cinco temporadas el C.D. Utrera ha disputado ciento setenta y cuatro partidos oficiales, de los cuales, nuestro capitán ha participado en ciento sesenta y uno, perdiéndose únicamente trece, lo que supone nada más y nada menos que un noventa y tres por ciento del total de encuentros jugados.

Pero además, en la inmensa mayoría de ellos ha disputado los noventa minutos reglamentarios. Concretamente, en los últimos cinco años solo ha sido sustituido en cuatro ocasiones, nunca antes del minuto sesenta, ni más de una vez por temporada.

En total, catorce mil cuatrocientos once minutos jugados con la intensidad que él imprime a su juego. Catorce mil cuatrocientos once minutos jugados con el corazón, con el derroche de generosidad y con el sacrificio que caracteriza su forma de disputar los partidos.

Han sido seis los entrenadores que durante este período han disfrutado de la entrega y el compromiso de Juanjo (Juan Carlos Menudo, José María Sutil, Manolo Gavín, Antonio Macias, José Antonio Agudo y Miguel Ángel Montoya), y ninguno de ellos lo ha dejado nunca en el banquillo. Siempre ha sido titular indiscutible, y los pocos partidos que se ha perdido han sido por lesión, muy pocas por cierto, o por acumulación de amonestaciones.

Juanjo, además, es un jugador que va de verdad al balón, que nunca rehúye la pelea, que disputa cada embite como si fuera el último, pero siempre con nobleza, sin “mala uva”, porque a pesar de lo que se pudiera pensar por su continua briega en el centro del campo como pivote defensivo, solo en una ocasión le han mostrado tarjeta roja directa, y fue aquel nefasto treinta de mayo de dos mil diez, cuando el C.D. San Fernando frustró nuestro más que merecido ascenso a Tercera División, y para defender a un compañero que estaba siendo agredido.

Pocos son los jugadores de cualquier nivel que puedan presentar esta tarjeta de presentación, porque son números, desde luego, de auténtica leyenda, solo alcanzables por un futbolista que ya es historia del C.D. Utrera, y que es, sin duda alguna, santo y seña del fútbol sevillano.

Volviendo al dicho popular, quizás nadie sea indispensable, pero es evidente, y estos números lo demuestran, que algunos son más difícil de sustituir que otros.



Para más información visite el siguiente enlace: http://www.cdutrera.com/images/tabla_auxiliar.jpg



 
  • PRÓXIMO PARTIDO
 
  • CLASIFICACION
 
  • SPONSORS

Diseñado por nubeado
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su servicio. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso.